El inconsciente y el cerebro. Nada en común

Al hombre contemporáneo le gusta imaginarse ser un cuerpo-máquina. El inconsciente es lo que lo hace fallar.