La Fundación para la Clínica Psicoanalítica de Orientación Lacaniana, FCPOL, es una fundación privada, sin ánimo de lucro y de ámbito estatal. Su sede social radica en Barcelona, c/ Santa Perpetua, 10-12 y su ámbito de actuación se desarrolla en todo el Estado Español.

Sus fines, tal y como constan en el artículo 6 de sus estatutos, son: “colaborar en el desarrollo e inserción del psicoanálisis aplicado, promover la investigación inherente a su ámbito y apoyar las iniciativas que den respuesta a las necesidades de la sociedad contemporánea, allí donde el psicoanálisis pueda tener su implicación y aportar su orientación”.

Para ello, según consta en el artículo 7 de sus estatutos, “la FCPOL realiza todas las actividades que considere necesarias y, entre otras, las siguientes:

Creación de Centros Psicoanalíticos de Consultas y Tratamiento sin ánimo de lucro siguiendo las orientaciones de la Asociación Escuela Europea de Psicoanálisis y de la Asociación Escuela Lacaniana de Psicoanálisis del Campo Freudiano.

Organizar y desarrollar conferencias, seminarios y jornadas para difundir y dar a conocer el psicoanálisis de Orientación lacaniana. Crear un espacio de estudio y de investigación en torno al psicoanálisis aplicado”.

La FCPOL se constituyó el 4 de junio de 2004, y consta inscrita en el registro estatal de fundaciones en su vertiente sanitaria y social con el nº 08-0353.

La FCPOL tiene dos entidades fundadoras:

La Asociación Escuela Lacaniana de Psicoanálisis -cuyas Instancias Directivas mantienen su representación, por razón de cargo, en el patronato de la Fundación- y la Asociación Escuela Europea de Psicoanálisis. La FCPOL mantiene vínculos institucionales con las Escuelas pertenecientes a la Asociación Mundial de Psicoanálisis y con la Fundación del Campo Freudiano.

El psicoanálisis en las instituciones

El movimiento psicoanalítico se interesó pronto por acercar el psicoanálisis a la sociedad y en particular a aquéllos que tienen dificultades para acceder a él. En su ponencia ante el Congresode Psicoanálisis celebrado en Budapest en septiembre de 1918 Sigmund Freud,  planteó la conveniencia de este tipo de iniciativas. En febrero de 1920 se inauguró en Berlín el Policlínico Psicoanalítico, que en 1923 se convirtió en el Instituto psicoanalítico de Berlín. Este siguió en funcionamiento hasta que el régimen nazi lo expropió para sus propios fines.

Los psicoanalistas de orientación lacaniana se interesaron pronto por llevar el psicoanálisis a las instituciones, bien en su práctica profesional en dispositivos tradicionales, como con la creación de instituciones orientadas por el psicoanálisis De entre los trabajos pioneros en este sentido se cuentan los de Rosine y Robert Lefort, que se ocuparon de niños institucionalizados, afectados de psicosis y autismo.

A partir de esta inspiración inicial, a finales de los años 70 y principios de los 80 se fundaron en Bélgica instituciones como L’Antenne 110 y Le Courtil, y más tarde en Francia Nonnette, dedicadas al tratamiento de niños y jóvenes con problemas graves, dando lugar a nuevos modelos de tratamiento, como el que se ha dado a conocer como “práctica entre varios”. Estas experiencias han inspirado otras iniciativas por todo el mundo.

Desde entonces, las múltiples aplicaciones del psicoanálisis no han dejado de extenderse a otros campos y otra clase de instituciones, tanto de tipo residencial como ambulatorio. El tratamiento de las más diversas formas de malestar bajo transferencia ha demostrado poderse llevar a cabo en condiciones variables, sin renunciar a los principios propios del psicoanálisis y su especificidad frente a otras prácticas.

En 2004, en Paris, se inició una nueva experiencia, con la puesta en marcha del primer CPCT, Centro Psicoanalítico de Consultas y Tratamiento, modelo que luego se ha consolidado en Francia y que tuvo un periodo de funcionamiento en España. En este dispositivo, un equipo de psicoanalistas ofrece su atención en condiciones de gratuidad, por un tiempo limitado, en un centro abierto a la ciudad.

El psicoanálisis no tiene por qué permanecer como un concepto fosilizado en el marco limitado del despacho del analista. Jacques-Alain Miller señalaba que los efectos del psicoanálisis no se deben a su marco, sino al discurso, “es decir, a la instalación de coordenadas simbólicas por parte de alguien que es psicoanalista y cuya cualidad de analista no depende de la ubicación de su despacho, ni de la naturaleza de su clientela, sino de la experiencia en la que él mismo se ha comprometido”. Esto le permitía definir las condiciones mínimas exigibles de lo que sería un dispositivo de psicoanálisis aplicado, “lugar Alfa”, aquel donde el acontecimiento interpretativo puede tener lugar en el marco de la transferencia, sea ésta dirigida a un analista o concebida dentro de una práctica entre varios.

Así, en los últimos años, tanto en Europa como en América, y también en Israel, se han multiplicado las instituciones en las que el psicoanálisis tiene un lugar, incluso aquellas creadas a partir del discurso analítico.

La FCPOL aporta a este campo rico y diverso su orientación y favorece la formación y la investigación en este ámbito. Para ello colabora con una diversidad de instituciones, cada una de las cuales tiene sus propias estructuras administrativas.

De entre los medios que pone al servicio de sus fines, se destacan encuentros, jornadas y proyectos de investigación, así como la redacción de informes destinados a los representantes políticos, los legisladores y los responsables de las administraciones y gestión de lo público sobre cuestiones relevantes.

Con este fin, el año 2016 la FCPOL organizó junto con la Fundación RBA las 1as Conferencias Internacionales Jacques Lacan, conferencias dictadas por Eric Laurent, en el Auditorio RBA de Barcelona el viernes 13 y sábado 14 de mayo de 2016. Una grabación de las mismas es accesible en el apartado Publicaciones de esta misma Web.