Introducción a la última reunión del Taller Clínico sobre la problemática Trans de la FCPOL, 4 de mayo de 2022

Me gustaría agradecer a Félix Rueda y Andrés Borderías su invitación a intervenir esta noche como más uno de este taller. Desde hace más de un año, Andrés y yo intercambiamos opiniones sobre cuestiones políticas y entre otras, sobre la cuestión trans. Le invité a intervenir en Lacan Web Televisión y desde entonces hemos compartido mucha información.

Esta noche me gustaría compartir con ustedes 8 puntos que han surgido de este trabajo sobre la cuestión trans:

  1. En cierto modo, no hay cuestión Trans. Sobre las personas trans no tenemos nada que decir salvo, caso por caso, sobre cada Uno que viene a encontrarse con un analista. No existe prototipo de caso Trans.
  2. Consecuencias: Un taller clínico sobre personas trans sólo puede dar cuenta de la clínica del sujeto y no nos dirá nada sobre las personas trans. Afortunadamente. El psicoanálisis no es una empresa de clasificación entomológica.
  3. Lo que nos interesa es la emergencia de un discurso ideológico que forma parte de un movimiento más amplio que incluye los estudios de género, el racialismo y el neofeminismo. Este movimiento apunta a forcluir lo real como señaló JAM en la gran conversación de la AMP.
  4. Dejo a un lado el racialismo y el neofeminismo. Los estudios de género plantean que el género de una persona basado en dos sexos, masculino y femenino, es una construcción social, basada en siglos de patriarcado colonialista heterosexual blanco (los remito a nuestro amigo Paul B Preciado sobre esta formulación). Encontramos en este simple calificativo la implicación de un culpable soñado de la discriminación mundial: para el racialismo: el colonialista blanco, para el neofeminismo: el patriarcado, para el Gender: el heterosexual.
  5. Sólo podemos estar de acuerdo con el hecho de que: los LGBTQIA++ han sido discriminados, que el colonialismo ha causado un daño terrible y ha sostenido un racismo constante y que el patriarcado está en el origen de las desigualdades hombre-mujer que hay que combatir, pero también de los comportamientos denunciados por el movimiento Mee-too, entre otros, que era importante destacar. Lo que es cuestionable es el giro hacia un discurso ideológico que produce lo que denuncian, reescribiendo la historia: la cultura de la cancelación.
  6. Sólo podemos estar de acuerdo también, siguiendo a Lacan cuando dice que hombre y mujer no son más que significantes, que el género es una construcción significante. Pero el aforismo de Lacan: no hay relación sexual, afirma un hecho fundamental que es lo real del cuerpo. No hay relación sexual sólo puede formularse desde un punto: Todo está previsto en la naturaleza para el encuentro de los cuerpos: pene-vagina, espermatozoides-óvulos, útero, pecho… Pero es a través del lenguaje que el parlêtre (o serhablante) es parasitado y perturba el programa de la naturaleza. El significante choca con el programa de goce Uno, produciendo un nuevo régimen de goce, goce del significante.
  7. Consecuencias: El lenguaje es a la vez el veneno y el remedio. Hemos caído para siempre del Jardín del Edén, pero al mismo tiempo, a través de los semblantes: fantasma, identificación, sublimación, amor… hacemos con lo real. El libro de Philippe Solers, Agente secreto, es un homenaje a todas estas pequeñas invenciones que hacen al ser humano. Pero el punto de anclaje que permite la emergencia de la estructura, es lo real del cuerpo que afirma la no adecuación de los sexos. Por lo tanto, no se puede decir nada sobre lo que es un hombre o una mujer, se trata de construcciones significantes, simbólicas e imaginarias. El inconsciente se sitúa en la coyuntura misma de este espacio irreconciliable entre el significante y el cuerpo produciendo un desajuste radical, intrínseco a cada sujeto, pero también entre los sujetos, entre los sexos. El inconsciente es un hacer con el cuerpo-hablante.
  8. Aquí es donde decimos que hay algo que falla en la ideología trans. No las personas trans. El trans, como La mujer, no existe. Un taller clínico trans no nos enseñará nada sobre las personas trans, mejor hagamos un taller clínico de La mujer… Pero lo que decimos es que el discurso ideológico de los Estudios de Género tiene efectos en y sobre lo real. Voy a proponer algunas consecuencias:
  • Al negar el cuerpo biológico, este discurso abre el camino a una visión mecanicista del cuerpo, un cuerpo hecho de piezas sueltas e intercambiables. Negar los efectos en el psiquismo mismo. Las personas trans pueden enseñarnos cosas al respecto.
  • Al reducir el cuerpo a un puro significante, como en el caso del trans puramente declarativo, el estatus del Otro y del otro cambia radicalmente. El significante en su función mortificante erige la pulsión de muerte al rango de un paradigma imaginario: es él o yo. El significante amo se vuelve radical. También aquí, los sujetos trans pueden enseñarnos algo.
  • Desde el inicio de este taller clínico, podemos observar que la frase: “No he nacido en el cuerpo correcto” es un puro eslogan ideológico, a menudo asumido por sujetos en sufrimiento, pero que viene a bloquear este sufrimiento. Las consecuencias de esto pueden ser terribles. Para ciertos sujetos, es necesario saber si la cadena significante puede hacerse cargo de la inadecuación radical de la relación del ser con el cuerpo. 
  • Actualmente, Trans es un significante amo que puede ser tomado del tesoro de los significantes por un niño o un adolescente para intentar nombrar esta inadecuación estructural del cuerpo y del sujeto. Sin duda tendremos que medir las consecuencias de esto para una recepción dócil de los sujetos, porque el psicoanálisis nos enseña que sea cual sea el significante, el fracaso es de estructura.
  • Producir una radicalidad del significante amo implica una forclusión del inconsciente. Es un intento de suturar la hiancia entre el cuerpo y el significante. Entonces la palabra deviene la cosa: soy lo que digo. La certeza toma el lugar de la hiancia y la sutura. Las personas trans también pueden enseñarnos mucho sobre esta relación con la certeza.
  • A partir de ahí, cualquier discurso puede apoyar esta posición. El discurso del sufrimiento hace posible que el niño luche contra este “sufrimiento”. Por ello se valora la certeza frente al engaño del significante. Deberíamos preguntarnos por las consecuencias para un niño de ver su enigma reducido a una certeza por el Otro.
  • ¿Podemos aceptar, cuando somos psicoanalistas, que la ciencia intervenga sobre el cuerpo de los niños en nombre de esta certeza del Otro cientificista? Como hemos escuchado aquí, invitar a hablar a aquel para quien el cuerpo es un enigma es ya una apertura hacia el inconsciente. Pero la certeza del discurso ideológico quiere silenciar la posibilidad del inconsciente.

Sin duda hay que medir las consecuencias de esta forclusión del inconsciente.

Estos son algunos de los puntos que este taller y su temática me han planteado, y que quería compartir con ustedes. Los dos casos de esta noche y el debate nos permitirán sin duda profundizar la reflexión.

 

Comparte / Imprime este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print