La emergencia de lo trans

Asistimos continuamente a las consecuencias del declive del orden simbólico en nuestra civilización, lo que ha traído profundos cambios en la relación del sujeto con el sentido, con el sexo y con la significación, las tres dichomansiones de lo imposible1.

Para Freud, la feminidad o la masculinidad se alcanza vía identificación, es decir habiendo encontrado una solución al complejo de castración que supone la asunción subjetiva de una falta, momento en el que se produce la elección de la neurosis.

Lacan situará esta elección como la respuesta de la división subjetiva en el encuentro con la falta del Otro, condición para la elección del sexo, operación para la que se necesita el tiempo para establecer la relación del sujeto con el significante y con el deseo del Otro. Más adelante Lacan introduce el término sexuación, que implica también la consideración de la relación al goce.

En los primeros años del siglo XXI, Jacques Alain Miller ponía en relación la civilización hipermoderna con el discurso analítico2 el objeto a, en el zénit de lo social, desplazaba el poder de lo simbólico, y por tanto de las identificaciones simbólicas como brújula principal que orientaba la asunción del sexo, lo que se mostraba en la evidencia de la pluralización de los modos de gozar, con todas las consecuencias sociales que han ido emergiendo y que han transformado profundamente las estructuras familiares y por tanto los vínculos sociales.

Ahora bien, el fenómeno trans, parece más bien que apunta a una cuestión de ser, a un tratamiento del ser, o del deser; así la escritora Lucy Sante, en una reciente entrevista3, explicaba: “vi delante de mí una versión alternativa de mi vida, mi vida como mujer… eso abrió una puerta en lo más hondo de mi ser y todo se desbordó”.

Estamos pues ante “delicadas transiciones” de la infancia a la juventud, de la juventud a la vida adulta, e incluso momentos de transición en la vida adulta en la que delicadas operaciones subjetivas han de transcurrir, por lo que es necesario el tiempo para hacer surgir la relación del ser hablante con el lenguaje, con el cuerpo y con el goce.

La próxima Jornada de la FCPOL será un momento para poner en común lo que este año Trans nos ha podido hacer avanzar sobre esta cuestión.

 

Notas:

  1.  Lacan, J. El atolondradicho. Otros escritos, Buenos Aires, Paidós, 2018, pág. 512.
  2.  Miller. J.A. “Una fantasía”. Revista El Psicoanálisis, nº 9.
  3.  Entrevista a Lucy Sante. El País semanal, 1 de mayo de 2022.

 

Comparte / Imprime este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print