Tras lo trans

En Después de lo trans. Sexo y género entre la izquierda y lo identitario1, Elizabeth Duval dedica un capítulo a criticar a Paul Preciado. Para ello recurre – entre otras referencias teóricas – a Lacan, de quien Duval se considera seguidora. El Lacan de Duval es reducido a lo mínimo y combinado con Butler. Los dos epígrafes al inicio del libro sintetizan la amalgama. El primero proviene del prefacio a la edición inglesa del Seminario 11, donde Lacan sostiene: “… no soy un poeta, sino un poema. Y un poema que se escribe, aunque parezca un sujeto”. El segundo está tomado de Deshacer el género de Butler, y viene a decir que la sexualidad y el género no son una posesión del sujeto, sino maneras de ser para otro.

Duval desdeña las ínfulas revolucionarias de Preciado y argumenta que los resortes utópicos de este (el contrato contrasexual, el ano, la testosterona, etc.) tal vez valgan en el ámbito artístico, pero son inútiles en el político. Ataca el “dildo” de Preciado apoyándose en el concepto butleriano de “falo lesbiano” – en la insuficiente explicación de Duval, un respetable artificio ideado a partir de Lacan para desnaturalizar el supuesto falo que se cree natural (pero no lo es) de los heteros. Pero si la perspectiva es la praxis, ¿por qué no preguntarse también por la efectiva utilidad de tal concepto para la política o la clínica?2

Preciado cree en la autodeterminación voluntarista y libre sobre el género, lo que para Duval supone ignorar que el sujeto está circunscrito “a una posición de enunciación particular y a unas prácticas significantes y no otras” (164). Somos sujetos a partir de otros, un punto hegeliano que ella piensa como constitución a partir de la “mirada del Otro” (187) – una “identificación imaginaria” (45) en el campo del Otro. Todo esto lo afirma respaldándose en un libro en que la lacaniana Patricia Gherovici3 arguye a favor de la despatologización de lo trans insistiendo machaconamente en la predominancia en el psicoanálisis de una supuesta tradición patologizante de lo trans, surgida a partir del ensayo de Catherine Millot sobre el transexualismo4. Ahora bien, Duval mantiene con lucidez que la única libertad del sujeto, en relación con su género, es “la de analizar aquello que lo ha constituido y conocer sus determinaciones… qué lo ha llevado a ser aquello que es” (52).

 

Notas:

  1. El prefacio a la segunda edición, La Caja Books, València, 2021.
  2. En “Comentarios a los conceptos de ‘falo lesbiano’ (Butler) y ‘dildo’ (Preciado)” en El deseo trans, Vima Coccoz (coord.). RBA, Barcelona, 2022, pp. 118-134. Argumento que Butler se basa en Lacan al tiempo que lo critica con dureza, a partir de una lectura errónea de él.
  3. Patricia Gherovici, Transgender psychoanalysis. A Lacanian Perspective on Sexual Difference. Routledge, London, 2017.
  4. Catherine Millot, Exsexo. Un ensayo sobre el transexualismo. Paradiso, Barcelona, 1984.

 

Comparte / Imprime este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print